¿Piscina verde? ¿Qué productos usar y el Paso a paso para un buen mantenimiento sin tener que vaciarla

¡No puede ser! Han pasado unos días y el agua de la piscina está verde, ¿qué ha podido pasar? ¡A ver quién se baña ahora! Las piscinas necesitan un mantenimiento adecuado para tener siempre un agua brillante y cristalina, ya no sólo por el buen aspecto que pueda presentar, sino también por que tu piscina tiene que tener unas condiciones higiénicas adecuadas. Puede ser que nos hayamos descuidado con su mantenimiento o que, después de unos días fuera, te hayas dado cuenta de que el cobertor no estaba bien colocado o la depuradora no ha filtrado como debería. A pesar de esto, no tienes que preocuparte, aquí te vamos a explicar de manera rápida y efectiva los tratamientos que debes llevar a cabo para darle la vuelta a la situación. Descubre en nuestra guía cómo limpiar tu piscina verde sin vaciar.

agua verde
Limpiar agua verde

Paso 1: Limpia bien el fondo

¡Vamos allá! El primer paso va a ser limpiar el fondo de nuestra piscina. Vamos a eliminar todos los restos de algas u otros objetos que se hayan depositado en el fondo de la piscina. En primer lugar, coge tu red y saca todo la suciedad que puedas. Todo lo que consigas extraer, facilitará las tareas posteriores, así que ¡dale caña! Una vez que hayas retirado la suciedad superficial, podrás pasar el limpiafondos manual. Este aparato absorberá hojas, bichos, algas y otros deshechos que estén en el fondo de tu piscina y no hayas podido retirar con con la red. Esta aspiradora se conecta a la manguera. Con el agua que corre de la manguera, creará un movimiento (efecto Venturi) que hará que los escombros se levanten y se metan en una bolsa de filtro. Asegúrate de que la bolsa no esté llena y, si lo está, cámbiala. Si ves que hay hojas secas y más desperdicios flotando en el agua, aplica un floculante, para que bajen al fondo y puedas limpiarlas también. ¿Aún no tienes un limpiafondos manual? ¿Qué te parece éste?

Paso 2: Desinfecta el agua. ¡De verde a cristalina!

Ya hemos conseguido quitar toda la porquería superficial, ahora nos toca «convertir» el agua de verde a cristalina.

Para realizar este paso, vamos a necesitar realizar un tratamiento del agua por medio de productos químicos para desinfectar nuestra piscina.

El mejor cloro para tu piscina

Lo primero que vas a hacer es comprobar si el filtro está limpio. El sistema de filtración debe funcionar correctamente. Chequea también si el pH está entre 7.2 y 7.6. Lo recomendable en este caso sería utilizar el tratamiento de choque o cloración de choque, un tratamiento «agresivo», pero muy necesario en situaciones como esta. Consiste en verter una mayor cantidad de cloro a la piscina que lo recomendado habitualmente. Esta cantidad va a depender del tamaño de la piscina y de las recomendaciones del fabricante, así que lee bien el manual o consulta al fabricante para no excederte con la cantidad de cloro. Utiliza cloro granulado, ya que se disuelve antes.

Pasos para hacer un tratamiento de choque

  • Llena un cubo de unos 15 litros con agua de tu piscina y vierte el producto. Remover bien.
  • Una vez la mezcla esté disuelta, vierte el contenido en una boquilla de retorno del filtro de la piscina. Hazlo suave para que se mezcle con el agua de la piscina y evitar que se vaya al fondo.
  • Aclara con agua los restos que hayan podido quedar en el cubo y vuelve a verter la mezcla a la piscina.

Una vez realizado el tratamiento, espera entre 8 y 24 horas para volver a utilizar la piscina.

Usar alguicidas cuando el agua ya no esté verde

Es posible que tu piscina tenga algas en el fondo y necesites productos adecuados para eliminarlas. Utilizar alguicidas es una solución que se puede llevar a cabo si la presencia de algas es muy grande.

Este paso debe realizarse cuando el agua ya no esté verde y tendrás que dejar un día desde el tratamiento con productos desinfectantes.

Al igual que para el paso anterior, la cantidad de alguicida que debes echar en tu piscina depende del tamaño y condiciones de la piscina, así que revisa el manual de instrucciones del fabricante antes de realizar estos tratamientos.

Este proceso eliminará las algas y dejará la piscina lista para el baño.

¿Aún no está cristalina? Usa floculantes

¿El agua de tu piscina ya está azul, pero aún se ve turbia? Vas a necesitar agregar floculantes o clarificadores para que el agua recupere esa transparencia cristalina.

Los floculantes son productos químicos que sirven para agrupar las pequeñas suciedades y juntarlas en una sola para que sea más fácil de limpiar. Una vez que hayamos utilizado este producto, solamente tendremos que volver a pasar el limpiador de fondos de nuevo y ¡voilà! ¡Como nueva!

Importante comprobar anteriormente el nivel del pH del agua (te recuerdo que tiene que estar entre 7,2 y 7,6). Depende del formato (líquido, granulado, cartuchos…), lo verteremos de una manera o de otra (o bien en el agua o en el skimmer).

Esperaremos, al menos, 8 horas y después pasaremos el limpiafondos.

Consejos para evitar el agua verde en tu piscina

Seguro que no quieres que te pase esto otra vez, así que ¡vamos a hacer lo posible para que no vuelva a ocurrir!

Es importante que compruebes los niveles de pH del agua y de cloro con frecuencia. Hazlo cada 3 días o semanalmente en función del uso que le des a la piscina. Asegúrate de que los filtros y las depuradoras funcionan correctamente y que usas un cobertor adecuado cuando no le estás dando uso a tu piscina.

Espero que te haya servido y tu piscina vuelva a estar totalmente cristalina y apetecible para un buen baño. ¡Ya puedes volver a invitar a tus amigos!


5/5 - (1 voto)

Deja un comentario